22 de julio de 2016

A la manera antigua

"[...] ahí me encontraba con mis calcetines, que descansaban amontonados y enrollados, a la manera antigua, de modo que cada uno de los pares fingía ser una pequeña bolsa. Nada me causaba más placer que ir hundiendo mi mano en su interior, y ello no sólo por el calor de su lana. Lo que me atraía hacia su hondura era lo que llamaba 'el contenido', que mantenía dentro de mi mano en el interior siempre enrollado. [...] Lo acercaba a mí cada vez más, hasta consumarse la sorpresa: 'el contenido' salía de su bolsa, con lo que ambos dejaban de existir. No me cansaba de poner a prueba esa verdad enigmática: que forma y contenido, la envoltura y lo envuelto, son lo mismo. Lo son en forma de una tercera cosa: el calcetín en que ambos se transforman".

Walter Benjamin, Infancia en Berlín hacia el mil novecientos
 Edición de Tillman Rexroth, traducción de Jorge Navarro Pérez

Así enrollo yo los calcetines. Benjamin te monta una metafísica. Pero lo que más me interesa ahora es ese apunte: "a la antigua".

No hay comentarios: