26 de enero de 2015

El realismo o El problema de viajar


Uno lee una novela rusa, por ejemplo, Anna Karenina, y se hace una idea determinada de los interiores en que transcurre. Pero a los rusos les gusta decorar de manera diferente. En la foto, el restaurante Vanilla Sky, Pulkveza Brieza iela, Riga.