20 de diciembre de 2013

Lo que la paternidad me ha enseñado sobre Parménides

WILLIAM: Papá, ¿por qué hay tantas cosas?
YO: ¿Quieres decir por qué hay tantas cosas diferentes, o por qué hay tanta cantidad de cosas?
WILLIAM: Por qué hay tantas cosas diferentes.
YO: ...
WILLIAM: Ya sé. Porque si no hubiera tantas cosas habría muchos problemas. Si no hubiera sol, no tendríamos calorcito. Si no hubiera agua, tendríamos sed. Si no hubiera coches, no podríamos ir rápido a los sitios. Si no hubiera calles, no podríamos ir en coche.

1 comentario:

Fruela dijo...

Estás criando a un muy tú.