24 de noviembre de 2013

Lo que la paternidad me ha enseñado sobre Heidegger

-YO: ¿Te hago cosquillas?
-WILLIAM: ¡Nada existe!

1 comentario:

Fruela dijo...

estás criando una escena de Turgueniev.