4 de septiembre de 2013

Ángel del infierno hippy

"Después de aquella manifestación en Berkeley [en la que los Ángeles del Infierno agredieron a los que se manifestaban contra la guerra de Vietnam, 1965], la izquierda quiso que nos sentáramos a hablar. Me llamó Ken Kesey, el escritor de la contracultura que escribió Alguien voló sobre el nido del cuco. Organizamos una reunión entre los responsables del VDC [Vietnam Day Committee] y los Ángeles del Infierno en mi casa de la 12ª Avenida. Ya conocía a Kesey, porque había leído sus cosas y me lo habían presentado los Ángeles del Infierno de Frisco. Kessey preparó la reunión entre Allen Ginsberg, Neal Cassady y yo después de nuestra primera confrontación en una manifestación contra la guerra. Cuando el grupo apareció en casa, antes de sentarnos, Ginsberg sacó sus campanas de oración tibetanas de plata y empezó a recitar una plegaria budista en una postura del loto oriental. Conocía a Ginsberg y su poesía de cagado, pero aun así fue un poco raro ver a un judío con túnica y barba meditando y canturreando en mi salón. Primer punto del orden del día: querían saber por qué pegábamos a su gente. Nosotros queríamos saber por qué no querían dejar luchar en la guerra y protegerse a nuestros soldados estadounidenses. La reunión debió de funcionar. No volvieron a pegarles en más manifestaciones. De todas formas, aquella primera pelea demostró que teníamos razón. Después salieron la cerveza y las drogas y escuchamos 'Gates of Eden' y 'It's All Over Now, Baby Blue', de Bob Dylan, que no estaban mal, aunque el tío no sabía cantar. Pero me moló la flacucha de Joan Baez, y hasta me gustó su música".

Ralph Sonny Barger, Hell's Angel. La traducción es mía

No hay comentarios: