22 de abril de 2013

Dividido y vencido

Por una parte, entiendo lo que dice Franzen acerca de los móviles y la irrupción de la intimidad en el espacio público. Pero por otra, me encanta la gente que pasea sonriendo a su teléfono.

No hay comentarios: