31 de enero de 2013

El criticón

Cuando Valente sitúa el título de sus poemas abajo y a la derecha, entre paréntesis y en cursiva, los convierte en adivinanzas. Lo molesto es que no acierto nunca.

No hay comentarios: