6 de agosto de 2011

Ciego, no ceguera

"El carpintero no puede venir, porque está enfermo", me decía el gerente. Por fin viene, y huele a marihuana.

1 comentario:

grande dijo...

Terapéutica, hombre,,,