6 de abril de 2010

El alegre alcoholismo de Ned Land

Cuando pienso en la condescendencia con que tratamos el cine de los cincuenta y su educado simplismo, recuerdo a Kirk Douglas bebiéndose el formol del Capitán Nemo, y lo comparo con las películas infantiles de ahora: no hay espacio para un alcohólico alegre. Maniqueísmo ilustrado.

No hay comentarios: