7 de enero de 2010

Lo opuesto a una veleta

Soy lo opuesto a una veleta: el viento sopla donde yo miro. Tengo la cara llena de nieve.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues todo parece indicar que lo que se llenaría de nieve en esas circunstancias es el cogote.