28 de abril de 2008

Lo que tienen las malas traducciones

Cuando era pequeño, para mí existían por los menos tres clases de automóvil: el normal, el descapotable y el convertible. Y me preguntaba en qué se convertía éste último.

1 comentario:

Vida Chuffla dijo...

Crack!