8 de mayo de 2007

Urbanidad

Desde hace unos días, los periódicos estadounidenses publican tratados de buenas maneras para la visita de Isabel II, incluida la siguiente nota: "Al menos en Inglaterra, es habitual dejar de comer cuando la Reina lo hace". ¿A quién van dirigidos los consejos? ¿A todos los que salieron de casa sin ningún propósito en particular, y sin más ni más se encontraron en una cena de Estado?

2 comentarios:

cecilia ross dijo...

Pasaba por aquí y decidí saludarte. ¡Ya hay internet en mi piso!

Anónimo dijo...

¿Alguna vez le habrá sentado mal eso a Isabel II? Es como si alguien te imitase...