11 de mayo de 2007

Guille hijo de puta

He encontrado esto esta mañana, escrito con típex en el suelo a la entrada de la estación de Metro de Retiro. Me gusta que media hora se haya convertido en dos horas, que esperándote esté bien acentuado y en cambio falten dos comas, y, por supuesto, la coincidencia del nombre. La fotografía es mía.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Una paciencia admirable, digna del sentimiento de amor que le tiene al Guille el que espera.

Anónimo dijo...

Ah, ¡la coma!...
Me hace pensar en una perfecta defining relative clause.