13 de abril de 2007

Tengo que decirlo

Serie Cosas odiosas, número 11

Que alguien lleve puesto un solo auricular, y el otro vaya colgando. No hablo de los sistemas de manos libres que sólo tienen un auricular, y quizá también son odiosos, sino de los auriculares de toda la vida.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, es una forma de estar a la vez dentro y fuera de uno mismo, quiero decir, de enterarse lo que pasa alrededor, sin dejar de vivir algo más agradable.
Creo que queda peor un cordón desatado (y pisoteado), o un tirante flácido.

Anónimo dijo...

La expresión "pochar la cebolla."
No es "odiosa," y el revuelto está buenísimo, pero... me gustaría que no me sonase tan mal.

Anónimo dijo...

Muchas de las afrimaciones, negaciones o preguntas que hacen los "protagonistas" (los que se someten a la carnicería fina) en "Cambio radical." Por ejemplo:
Víctima: "Ahora estoy guapa, guapa, guapa. No tengo ni una sola arruga."
Presentadora: "A ver si ahora tu marido va a necesitar un cambio radical."
Víctima: "Uy, qué va. Si él está muy guapo."

Anónimo dijo...

Ese anuncio de Don Régulo que resuena tanto (más que la propia música) en la cadena musical europa y kiss fm. Empieza más o menos así:
"Hija, tú gorda no estás. Lo que tienes es tripita. Toma Don Régulo una vez al día y fuera esa tripita."