30 de abril de 2007

Miscelánea

Serie Cosas odiosas, número 12

Los equipos de sonido con los altavoces juntos; para eso no inventamos el sonido estereofónico. Los relojes que atrasan o adelantan, pero sólo unos minutos. Los pasos de cebra pintados irregularmente.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Azulejos mal puestos, rozando el Tetris en 3D.

Líneas blancas y amarillas supuerpuestas en las carreteras en obra.

Que hayas venido a un restaurante pensando en un postre que ya conoces y que te encanta, y que después de la famosa pregunta
"¿Desean algo de postre?" te respondan: "Lo siento, pero de éste ya no me queda."

Anónimo dijo...

Momentos zapatería:

¿Qué tal te quedan?
- Bueno, me aprietan un poco...
Ah, eso no te preocupes. Luego siempre dan de sí, eh.

Anónimo dijo...

Los toses y carraspeos de la gente en las pausas de un concierto de música clásica. El lugar por excelencia para experimentarlo es el Auditorio. Una de las cosas que más me divierte es es chshhhhhh lleno de cabreo y acompañado de mirada fuisilante que dirigen los expertos a los amateurs, que aplauden medio levitando, en momentos indebidos.

Anónimo dijo...

Cuando estás sentado tranquilamente en un bar o en una cafetería, tomando tu cafetín, y en un momento de relax fijas la vista en uno de tus zapatos, apoyado en el suelo, y ves cómo a su lado corren dos cucarachas gordas. Es que no consigo acostumbrarme a ignorarlas, y eso que había leído Ébano de Ryszard Kapuściński.

Anónimo dijo...

Levantarme por la mañana, pero sólo aquellas veces que me iba con el colegio a un campamento de verano. Creo que a todos nos costaba más que nunca levantarnos. Supongo que en parte era por esos colchones "tan malos" que parecían hamacas, y por quedarnos cuchicheando hasta las tantas. Te levantabas destrozado.

Anónimo dijo...

Tener prisa, ¡tener prisa!, ¡¡tener prisa!!, arrancar el motor y que se te encienda la luz de la reserva.

Anónimo dijo...

Hacer una torre con las cáscaras de pipas que que se te caiga (encima de las hojas que estabas leyendo).

Ahora, lo que voy a decir es completamente cierto.
Una amiga tiene la tendencia de desayunar en el el portátil... Las típicas magdalenas que se deshacen. Un día se sentó en el ordeandor y como de costumbre, abrío la tapa, y se encontró con un gusano de color naranja saliendo de entre las teclas. Yo lo ví.
She is't a bookworm, ¿is she?