18 de febrero de 2007

La tortura china de la ironía

"El emperador Su, de la dinastía Han (140-86 a.C.), visitó un día las oficinas imperiales y observó a un viejo funcionario de rango muy bajo. Le preguntó desde cuándo ocupaba ese puesto y éste le respondió: Su servidor se llama Yan Si y trabajo aquí desde el tiempo del emperador Wen (179-156). Este emperador gustaba de la literatura y su servidor de las artes marciales, por lo que él prefería a los ancianos y yo era entonces muy joven. Luego vino el emperador Jing (156-140) quien apreciaba a los guapos y su servidor siempre fue feo. Cuando Su Majestad subió al trono manifestó su aprecio por la juventud y su servidor ya es viejo. De este modo fracasé en tres reinos sucesivos, por lo que envejecí en este puesto. El emperador, emocionado con esta respuesta, ordenó que ascendieran al anciano".

Guillermo Dañino, nota a "Sentimientos de una noche de invierno",
en Wang Wei, La montaña vacía

1 comentario:

Anónimo dijo...

¿Sólo... china?