9 de febrero de 2007

Ló Pez

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un día me sirvieron en un bar una tostada con mermelada. La marca era Eva. La verdad es que no estaba muy allá...

Lo interesante, si es que supone hablar de uno mismo, sería encontrarme a alguien que se pareciera a mí físicamente (puesto que no me parezco a nadie de mi familia y nunca he visto a nadie parecido a mí), pero supongo que no estoy en el país adecuado...
Es una cosa muy banal, pero me hace sentir curiosidad...
Me pregunto si me llevaría la misma impresión como cuando, en alguna que otra ocasión, escuché una grabación de mi voz.

Anónimo dijo...

También hay una tienda en la calle Goya 84 que se llama Eva Novias, pero todos los vestidos son blancos.
Me pregunto si casándose uno "por la Iglesia" habría algún impedimento para casarse de azul verde oliva.
Bueno, uno siempre puede casarse de blanco y a las 12 dar el cambiazo, ¡como en las bodas gitanas!
Ah, y no lo digo por influencia de La Cenicienta o de Blancanieves.

Anónimo dijo...

Qué curioso, una amiga mía ha publicado ayer en su nuevo blog una imagen muy muy similar a ésta, y muy cachonda, te paso el link: http://www.strangers-factory2.blogspot.com/

Un saludo