22 de enero de 2007

Tiro a puerta

Lo que me interesa de esta octavilla es que en un extenso tramo de la calle Sánchez Barcaiztegui de Madrid todos los coches tenían una igual en el parabrisas. He leído estadísticas sobre el consumo de cocaína en España, pero así, viendo tanta publicidad de una industria derivada, me queda más claro que nos hallamos ante un Mundial que España puede ganar.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que me interesa a mí, o mejor dicho, me hace gracia, es que en una fiesta, por ejemplo, en la que la gente fumaba porros o marihuana, me he encontrado en varias ocasiones a personas que insinuaban que yo era "conservadora"="de derechas" por no fumar, porque no fumar era una forma de "controlarme"; de no "perder," aunque fuese por un tiempo breve, la estructura del orden.
Lo que menos me gustaría es que
"me controlara
otra
mujer
tipo
maría."
Y eso que siempre he deseado estar por encima de asuntos del dominio... aunque no sé hasta qué punto es cultural o biológico, posible.

Outsider dijo...

Lo cachondo del asunto es que el folleto es de Narconón, la pseudo-organización de desintoxicación de la Iglesia de la Cienciología.

Estamos rodeados.