6 de enero de 2007

El buey, la mula y las 83 panteras

Un niño que mira un belén enorme en la calle de Juan de Urbieta de Madrid cuenta hasta 83 panteras que en realidad no hay, y se las señala a su madre, que no las ve. Me cayó bien. El niño.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Serán acaso... ¿panteras con piel de oveja?

Anónimo dijo...

Pensándolo bien... el niño no habrá querido decir "palmeras" en lugar de "panteras". Por supuesto, lo de las panteras da más ilusión.

Anónimo dijo...

Si dijo "pantera," el nene es genial. Los pequeñajos pueden ser tan graciosos. Hace poco, y después de un año, reinicié unas clases particulares de inglés con un niño de 6 años. Más tarde, la madre me contaba lo que la dijo el niño: "Mamá, pues Eva me dijo que he crecido un montón. Jo, pues no veas lo que ha crecido ella." No sabía que a los 28 aún se podía crecer tanto.
... Pero el premio al ingenioso, se lo lleva un niño de 4 años de un cole en el que trabajé hace años: Después de comer, los peques tenían que formar una fila para salir al patio todos juntos (y en orden:-) Nunca me olvidaré de Javi, último en ponerse a la fila porque tenía un gran problema en acabar su huevo frito. Cuando por fin se puso en la fila, vi que al niño se le deslizaba algo amarillo sobre los cordones del zapato. "A ver, ¿te has manchado?" le preguntaba mientras le levantaba el bajo del pantalón para limpiarle el zapato. Entonces vi que el huevo frito había llegado hasta el zapato, al menos desde la rodilla. Bueno, pues empezó a asegurarme que se lo comería luego y que se lo había "guardado" (en el pantalón de su bonito uniforme color azul marino) sólo para "salir antes al recreo."

Anónimo dijo...

De todas formas, le habría vacilado un poco al niño con algo así como: "Pues no son 83 sino 82 porque la tercera es un leopardo. ¿No lo ves?"