8 de enero de 2007

Autorretrato. Esta boca es mía

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues es un poco feo. El retrato, no tú.

Anónimo dijo...

Ah, por dios, ¡acabo de caer! No veía una boca por ningún lado, ni siquiera como metáfora. Tan sólo una ojera. Pero creo que acabo de verla ahora mismo: has superpuesto dos fotos, una de un ojo sin cejas y sin ojera con otra de la marca de los labios en el cristal de un vaso o el de una ventana, y es posible que al final la alteraras con una opción del móvil, ¿no?

Guillermo López Gallego dijo...

No, es una imagen especular del Photobooth pasada por Photoshop... Y me temo que la ojera es plenamente mía. Aunque nunca había pensado que pudiera parecer una boca. Gracias.

Anónimo dijo...

Entonces, por qué has puesto: "Autorretrato. Esta boca es mía." ¿Dónde está? Porque yo no la veo.

Al no ser que... "Esta boca es mía," sea el título del autorretrato, título que has olvidado poner en cursiva o entre comillas... Pero entonces, vaya, no podrías decir nada.

Anónimo dijo...

¿Quizá el anónimo de las 9.50 está aquejado de un exceso de literalidad?

Anónimo dijo...

Me temo que en este caso, el aquejamiento tiene que ver más con un exceso de precisión que de literalidad, y en última instancia, con el afán de "deconstruir" la imagen para obtener una visión multidimensional de las posibles interpretaciones. Quizás escoger la que más nos gusta, no sin antes conocer la original o intencionada... The core, the core.
En fin, una actitud ante la percepción.

Anónimo dijo...

Not in favour of "distortion of beauty's perception"?

http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=57887&mapnivel1=OCI