31 de enero de 2007

Atención, comino

"Las traducciones también conforman -cada vez más- nuestra lengua, y ésta, francamente, jamás debería importarnos un comino a ninguno de los que la hablamos".

Javier Marías, "El comino de nuestra lengua", en EPS, 28 de enero, 2007

¿Dice Javier Marías justamente lo contrario de lo que quiere decir, o soy yo? Es el problema de ciertas construcciones en castellano que significan exactamente lo mismo aunque vayan precedidas de un "no"; véase "me importa un comino" y "no me importa un comino". A mí me hace gracia, pero me pongo en la piel de un estudiante extranjero, y no tiene tanta.

1 comentario:

Anónimo dijo...

A mí, me parece muy curioso. Y si me pongo en la piel de un estudiante extranjero, me parecería genial porque al haber dos formas de decirlo, tendría menos probabilidad de decirlo "mal":-)
El signficado depende del contexto, pero ¿y cuando no hay un contexto? La frase podría significar dos cosas completamente diferentes.